Deportes

Pistas bravas

La temporada 2016 presenta novedades organizativas y prevé duelos atractivos entre escuderías y pilotos, mientras se anuncia para el próximo año un importante cambio reglamentario con miras a reforzar la seguridad de los conductores.  
En foco. Vetter, la carta fuerte de Ferrari para cortar una racha de 9 años sin títulos. (Naamania/AFP/Dachary)

Por su rica historia y sus imponentes máquinas, la Fórmula 1 se erige como uno de los acontecimientos esperados del calendario deportivo en todo el mundo. En esta edición, que comenzó el pasado 20 de marzo en Melbourne, Australia, las miradas estarán puestas –entre otros focos de interés– en lo que pueda ocurrir con las escuderías Ferrari –una de las más tradicionales de la competencia– y Mercedes. Lewis Hamilton, campeón el año pasado con Mercedes, tendrá más trabajo. Es que Ferrari dominó los ensayos de pretemporada y quiere volver a ganar el título tras 9 años. La marca alemana, que aventajó a sus adversarios de principio a fin en 2015, apunta a repetir su éxito de la mano de sus dos conductores titulares, Hamilton y Nico Rosberg. El inglés intentará conseguir su tercer campeonato consecutivo, mientras que el alemán (su compañero de equipo con quien tuvo varios conflictos dentro y fuera de la pista), quiere arrebatarle la corona. Por el lado de la escudería italiana, vuelven a apostar por los mismos conductores que en 2015. Sebastian Vettel, cuádruple campeón con Red Bull entre 2010 y 2013 y Kimi Raikkonen, el finlandés de 36 años que –precisamente– le dio el último título a la marca (2007). Red Bull y McLaren corren desde atrás, especialmente la escuadra británica que viene de un 2015 para el olvido a pesar de tener en sus filas a pilotos calificados como Fernando Alonso y Jenson Button. El equipo austríaco, por su parte, se encuentra en una etapa de transición tras haber dominado la F1 con Vettel. La novedad es la vuelta de un histórico, Renault, que retorna a la máxima categoría tras 5 años de ausencia como escudería, si bien se mantuvo como proveedor de motores. Renault recompró Lotus, al que le había vendido su paquete accionario en 2011. Claro que la temporada presentará otras novedades que exceden a los nombres de pilotos y escuderías. Entre los cambios, este año se implementaron modificaciones en la forma de disputa de las tandas clasificatorias que determinan la posición de largada en las carreras. También aparece el premio al «Piloto del día», que lo elegirá la gente, en un intento de los organizadores de involucrar al público televisivo en las transmisiones. Se añade a esto otro hecho importante. El 67° campeonato mundial de Fórmula 1 comprende 21 carreras, la más alta cantidad en la historia de la categoría, ya que para este año se agregan los Grandes Premios de Alemania (Hockenheim) y de Europa, que tendrá como sede la ciudad de Bakú, en Azerbaiyán.   Ruidos Junto con las medidas adoptadas para la actual edición, se aplicará un cambio reglamentario trascendente para la temporada 2017. La Federación Internacional del Automóvil (fia), que es el ente bajo el cual orbita la F1, quiere imponer autos con techo. La idea es mejorar la seguridad de los pilotos poniendo cúpulas sobre la cabina de conducción. La muerte de Jules Bianchi en julio del año pasado, la primera desde el trágico accidente de Ayrton Senna en 1994, obligó a los dirigentes a replantearse la seguridad de los conductores, y por eso surgió la idea de techar los monoplazas. La fia presentó tres modelos distintos y los equipos los están estudiando, aunque parece que la iniciativa no está siendo bien recibida entre las escuderías, especialmente por el poco tiempo disponible para el desarrollo y diseño de los autos que tendrían que estar listos de acá a un año. La fia presiona para que estos cambios estén listos en abril de 2017. Por lo pronto, tanto la fia como la F1 saben que deben trabajar para mejorar la seguridad de los conductores, y el primer paso está dado. Solo resta definir plazos y elegir el diseño más adecuado. Mientras tanto, el campeonato 2016 dio inicio con variados condimentos y no pocas incógnitas sobre el desarrollo de una competencia que apunta a recobrar el brillo de otras épocas. ---Germán Esmerado