Deportes | INDEPENDIENTE, RACING Y SAN LORENZO

Reto de grandes

Eduardo Domínguez, Fernando Gago y Pedro Troglio conducirán clubes que buscan recuperar terreno en el fútbol argentino, hoy gobernado por Boca y River.

Expectativa. Los entrenadores Domínguez (foto 1), Troglio (foto 2) y Gago (foto 3) se preparan para una exigente temporada. (NA)

El 11 de febrero volverá a rodar la pelota en el fútbol argentino con el inicio de la Copa de la Liga Profesional 2022. Independiente y San Lorenzo estrenarán entrenadores: Pedro Troglio y Eduardo Domínguez. Y Fernando Gago tendrá su primer torneo «de cero» en el banco de Racing. En el horizonte de los otros «grandes» hay un punto en común: volver a erigirse después de tambaleos, volver a ser protagonistas, volver a pelearle un título de campeón a Boca y a River, dominadores en las últimas dos décadas.
En 2022 se cumplirán 20 años del último campeonato local ganado por Independiente, el Apertura que conquistó con Américo Gallego como DT. San Lorenzo no se impone desde el Torneo Inicial 2013 con la dirección de Juan Antonio Pizzi. Racing, es cierto, se quedó con la Superliga 2018/2019 con Eduardo Coudet como técnico, pero la asignatura pendiente recae en las competiciones internacionales. La distancia entre Boca y River y los demás clubes se amplió incluso con los otros «grandes», que en el último año atravesaron crisis tanto dirigenciales como futbolísticas.
Pedro Troglio llega a San Lorenzo después de un «exilio» en Honduras, donde dirigió entre 2019 y 2021 a Olimpia, el club más grande de ese país, y ganó tres torneos. Eduardo Domínguez arriba a Independiente tras la consagración en la Copa de la Liga 2020 al frente de Colón, primer torneo de Primera que obtiene ese club en su historia.
A pesar del valor del dólar que golpea al fútbol argentino y de los constantes cambios de formato de los torneos, sobrevive el prestigio de los grandes. Y los desafíos que implican dirigir a Independiente y a San Lorenzo. Troglio cuenta con un antecedente: entrenó a Independiente en 2008. Domínguez estuvo en el radar de Boca antes de la confirmación de Sebastián Battaglia. Troglio no fue la primera opción para San Lorenzo, como sí Domínguez para Independiente. Pero son los entrenadores que ahora comandan a estos equipos los encargados de reciclar y rearmar. Las palabras conducen a las acciones: ambos técnicos hablaron de «levantar» a los clubes. Si lo logran, por consiguiente, darán su salto profesional.

Altas exigencias
Las dirigencias de San Lorenzo, Independiente y Racing están en la mira de los hinchas. Con Marcelo Tinelli como presidente en licencia, San Lorenzo cambió de coordinador de inferiores y de entrenador de la Reserva, la política de compras pende de un hilo y el clima cada vez se caldea más en el Nuevo Gasómetro. En la última Liga terminó 21° con 12 derrotas, solo superado en ese registro negativo por Sarmiento de Junín y Atlético Tucumán (13). Independiente mejoró con Falcioni al mando y surgieron juveniles, aunque se pinchó a medida que avanzaba el torneo. El armado futbolístico quedó a cargo del presidente Hugo Moyano y de Daniel Montenegro, presentado como asesor deportivo. En Racing, en cambio, recuerdan ante cada traspié la gestión de Diego Milito, el director deportivo corrido por la dirigencia que preside Víctor Blanco. Racing entró por la ventana a la Copa Sudamericana 2022. La contratación de Gago como entrenador, de igual modo, resultó una apuesta: viene de un muy mal paso por Aldosivi. A diferencia de Independiente y de San Lorenzo, Racing viene de una etapa menos crítica en todas las áreas en los últimos años.
Los cambios de técnicos son moneda corriente en el fútbol argentino. En total, nueve clubes cambiaron de entrenador para la Copa de la Liga 2022: además de Troglio y de Domínguez, aparecen Israel Damonte (Sarmiento), Javier Sanguinetti (Newell's), Julio César Falcioni (Colón), Jorge Almirón (Lanús), Leonardo Madelón (Arsenal), Juan Manuel Azconzábal (Atlético Tucumán) y Ángel Guillermo Hoyos (Talleres). Falcioni, Almirón y Azconzábal son viejos conocidos de cada casa. En ese marco, hay datos que adquieren especial relevancia. En 2022, Marcelo Gallardo iniciará su octavo año en River. Desde el 6 de junio de 2014, cuando asumió en River, treinta y cuatro entrenadores se sentaron en los bancos de los otros «grandes», sin contar diez ciclos de interinatos. La lista tiene en lo más alto a San Lorenzo (11), seguido de Independiente (8) y Racing (7). En lo que va del siglo XXI, Boca ganó 21 títulos y River, 19. San Lorenzo (7), Independiente (4) y Racing (4) quedaron a años luz. Acaso el punto de partida de la gran diferencia de Boca y de River con el resto haya sido la estructura paralela a la AFA parida en 2017, primero llamada Superliga y ahora Liga Profesional, con el subtexto de asentar el duopolio. Por eso, y de cara a la temporada que viene, aumentan las exigencias para tres grandes históricos del fútbol argentino. Independiente, Racing y San Lorenzo, en plena renovación, buscan competirle a Boca y a River y, aún más importante, volver a los tiempos de gloria.


Roberto Parrottino