Deportes

Salto de calidad

Argentina participará por segunda vez del Rugby Championship, uno de los torneos más importantes del mundo. Mejorar la perfomance inicial y acortar la brecha con las potencias, principales desafíos.  
Garra. Previo al torneo el seleccionado disputó varios test match a modo de preparación. Uno de ellos ante Georgia. (Télam)

En noviembre de 2011, fecha en la que se oficializó el ingreso de Los Pumas al Rugby Championship, el presidente de la SANZAR (South Africa, New Zealand and Australia Rugby), Mike Eagle, sostuvo que el seleccionado argentino «inicia un largo camino, ya que ha sido incluido en una verdadera competencia internacional en la que lo esperan Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia», seleccionados que ostentan el bicampeonato mundial. Mientras tanto, la UAR (Unión Argentina de Rugby) recibió aquel anuncio como un hecho histórico que exige asumir «la  responsabilidad que se merece un torneo de tanta magnitud». A partir de entonces, se inició un proceso que puede marcar el ingreso definitivo de la selección argentina en la elite del rugby internacional, dado que le permite competir anualmente con los mejores equipos del hemisferio sur, organizar un nuevo calendario de test match y promocionar el deporte en diferentes lugares del país. Tal como manifestó el entrenador Santiago Phelan, la edición 2013 del Rugby Championship que se inicia el 17 de agosto en Sudáfrica forma parte de estos desafíos: capitalizar la experiencia del año anterior e incorporar variantes de juego que acerquen a Argentina a las potencias del planeta rugby, un propósito que incluye la asesoría técnica del neozelandés Graham Henry. El Rugby Championship es la continuación del llamado Torneo de las Tres Naciones disputado por las mencionadas selecciones del hemisferio sur entre 1996 y 2011, previo a la incorporación de Los Pumas. Bajo esa modalidad, los All Blacks, tal como se conoce al equipo de Nueva Zelanda, fueron campeones en diez oportunidades, mientras que sudafricanos y australianos se repartieron las seis coronas restantes. El año pasado, en la primera edición del Rugby Championship, los neozelandeses volvieron a levantar el trofeo, revalidando el título de campeones mundial obtenido en su país en el año 2011. En paralelo al Rugby Championship, se llevará a cabo el Torneo de las Seis Naciones, evento deportivo que nuclea a las potencias del hemisferio norte y delata los orígenes británicos del rugby: allí compiten Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda, más el agregado de las selecciones de Italia y Francia.   En la elite Los magros, aunque esperables, resultados obtenidos en la edición 2012 del Rugby Championship dejaron una enseñanza en el equipo argentino. Seis derrotas sobre la misma cantidad de presentaciones fue el saldo de la experiencia, lo cual puso de relieve el duro trabajo institucional y deportivo que queda por delante. El inicio de esta temporada tampoco fue el mejor, sumando dos contundentes derrotas a manos de Inglaterra y un triunfo ante Georgia en la gira de partidos preparatorios por suelo argentino. «Error cero y autoexigencia», expresó días después el capitán Juan Fernández Lobbe, ya instalado en Pensacola, sobre el Golfo de México, lugar donde se encuentra el Centro de Alto Rendimiento Athletes Performance elegido por Los Pumas para cumplir una de las fases de entrenamientos con vistas al Rugby Championship 2013. El acondicionamiento físico realizado en Estados Unidos hizo hincapié en la calidad de los movimientos, el mejoramiento postural y la realización de ejercicios de fuerza, velocidad y resistencia. «La temporada pasada nos sirvió para determinar cuáles eran nuestras debilidades, ya que la alta competencia es cada vez más exigente, y nos propusimos mejorar el rendimiento individual», explicó Martín Mackey, director nacional de preparación física de la UAR, quien se encuentra a cargo de la coordinación de los Centros de Alto Rendimiento con sede en Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Tucumán y Mendoza. A propósito de la etapa de preparación realizada en tierras estadounidenses y continuada hoy en Argentina, Mackey plantea que la competencia anual irá potenciando la capacidad física de los jugadores, ya que permite planificar su seguimiento y aumentar las exigencias de cara al futuro. Con esos objetivos de superación, arrancará la presencia argentina en el Rugby Championship. Para eso cuenta con un plantel integrado por jugadores que se reparten en equipos de Francia e Inglaterra, como son los casos de Patricio Albacete (Stade Toulousian), Juan Martín Hernández (Racing Metro), Juan Imhoff (Racing Metro), Nahuel Lobo (Newcastle) y Eusebio Guiñazu (Bath), mientras que otros «pumas» juegan en clubes que pertenecen a las uniones de rugby de Cuyo, Tucumán y Buenos Aires, mezclando el roce que da la participación en las mejores ligas del mundo y el crecimiento del rugby en diferentes regiones de nuestro país. La historia pasada, con aquel mítico triunfo 11 a 6 sobre los Junior Springboks de Sudáfrica el 19 de junio de 1965 y en el mismísimo estadio Ellis Park, marca el inicio de la era moderna del rugby argentino; y permite fechar el nacimiento de Los Pumas, nombre que el semanario The Weekly Farmers confundió con el yaguareté que ilustra el escudo nacional y Free-Lance, seudónimo del periodista Hugo Mackern, inmortalizó en las páginas de la revista El Gráfico. En la Copa Mundial del año 2015 a disputarse en Inglaterra habrán transcurrido 50 años de aquella hazaña, y la selección nacional sigue en busca del salto de calidad que la coloque entre las potencias del rugby internacional. Atrás quedaron nombres como los de Hugo Porta, Marcelo Loffreda, Rodrigo Roncero, Agustín Pichot y otros tantos batalladores. El tercer puesto obtenido en la Copa del Mundo de Francia 2007 es un recuerdo más cercano. Ahora se viene una nueva edición del Rugby Championship. Y la primera cita es nuevamente en tierra sudafricana. ---Lautaro Cossia