Deportes

Un buen momento

Más allá de la derrota de Marcos Maidana en la revancha ante Floyd Mayweather, el pugilismo argentino sigue produciendo hechos relevantes y auspiciosos con miras al futuro. La actuación del santafesino estuvo por debajo del desempeño exhibido el pasado 3 de mayo, aunque logró completar la pelea ante un rival considerado como uno de los mejores boxeadores de la historia, en tanto mostró credenciales para protagonizar nuevos combates de relieve en un tiempo cercano. Lucas Matthysse, por su parte, derrotó al mexicano Roberto Ortiz con un implacable nocaut en el segundo round que lo devuelve de lleno al circuito estadounidense. Matthysse, que con este triunfo obtuvo el cinturón de plata superligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), ahora buscará la revancha ante el norteamericano Danny García, quien lo venció hace un año. Un desafío trascendente, en caso de concretarse, que podría reportarle al argentino la posibilidad de enfrentar a rivales aún más calificados, si logra imponerse en el desquite. Otro púgil nacional que viene pisando fuerte es Jesús Cuellar. El jinete del nocaut, como lo apodan, retuvo por segunda vez el título interino pluma de la Asociación Mundial de Boxeo al derrotar por nocaut al portorriqueño Juan Manuel López. Cuellar, de ascendente carrera, dejó en claro que su meta es seguir creciendo. «Vine a Estados Unidos a hacer historia, a que la gente conozca más mi boxeo, y creo que voy por el buen camino», señaló tras su victoria sobre López. En ese buen camino parece estar el boxeo argentino, actualmente con representantes capaces de asegurar combates de primer nivel por varios años más.