Deportes | BARCELONA

Volver a las fuentes

Durante mucho tiempo, acaso una vez que se produjo la salida de Pep Guardiola, se insistió con que Barcelona debía volver a las fuentes. A la escuela de Johan Cruyff. Errante en la política de contrataciones, ya sea de técnicos como de jugadores, la crisis llegó por el lado menos pensado: la salida de Lionel Messi, formado en la Masía, un catalán más. Ronald Koeman, el holandés que dirigía al equipo, era solo una transición. Ya sin Messi, llegó Xavi Hernández y lo que comenzó fue una transformación. Xavi se terminó de recibir con la goleada por 4-0 al Real Madrid en el Santiago Bernabeu, nada menos que el lugar donde cayó de rodillas el PSG de Messi. Sin los nombres de la época de gloria, ahora Xavi consolida a jugadores como De Jong, a un talento en bruto como Pedri, de 19 años, aprovecha la potencia de Pierre-Emerick Aubameyang, el refuerzo que cambió el ataque del equipo.
Todavía le falta para pelear por títulos, pero al menos Barcelona recuperó el estilo, mostró juego y capacidad para competir. Apostó a un entrenador que sabía demasiado de qué se trataba porque su nombre fue el sinónimo del fútbol, sobre todo con Guardiola en el banco. Pero a la vez solo tenía experiencia en el Al-Sadd de Catar, donde hizo base en los últimos años. Como se ve, Catar está en todos lados. O todos tienen alguna conexión con Catar. Por eso también, con Messi bajoneado en París, ya empiezan a pensar en Barcelona que puede ser tiempo de volver.