Deportes

Volver a rugir

Con la designación de Gonzalo Quesada como técnico de Jaguares y asistente de Los Pumas, la Unión Argentina apunta a fortalecer sus estructuras para acercarse a las potencias. La relación con Mario Ledesma, clave en el desarrollo y futuro de la disciplina.


Inicio. El ex-Hindú, luego de asumir el cargo de conductor de la franquicia en la sede de la UAR. (NA)

Después de casi dos décadas viviendo en Francia, Gonzalo Quesada regresó a la Argentina para comenzar a desandar un camino hasta ahora desconocido: entrenar por primera vez en su tierra de origen y nada menos que a un equipo nacional como los Jaguares. Su designación implica un salto de calidad en la estructura del rugby albiceleste. Por su pasado luminoso en los Pumas y por el rol que pasará a ocupar de aquí en adelante. Es que además de dirigir a la franquicia que participa en el Super Rugby (lo disputan los mejores conjuntos de Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica) el ex jugador aportará su profesionalismo en el seleccionado. ¿De qué modo? Como entrenador asistente de Mario Ledesma, actual conductor y su antecesor en Jaguares.
Lo espera una tarea compleja: ayudar a sostener los progresos de una disciplina nacional que hoy se codea con las potencias. A favor, Quesada exhibe a los 44 años varios éxitos en su trayectoria. Formado en Hindú Club, Queso –como lo apodan– se convirtió en un emblema de Los Pumas al convertirse en el goleador del equipo en el Mundial de Gales 1999. En ese certamen, los 102 puntos que convirtió ayudaron para que el seleccionado alcanzara por primera vez los cuartos de final en una Copa del Mundo. Tan determinante fue su desempeño que ese mismo año recibió el Olimpia de Oro, máximo galardón que puede recibir un deportista argentino, justo antes de emigrar a Francia para continuar y culminar su carrera de jugador.
 Allí también comenzó otra etapa, la de entrenador, con nuevas conquistas para su curriculum. Entre ellas sobresalen haber ganado el campeonato con el famoso Stade Francais de París, en 2015, y haber formado parte del cuerpo técnico de la selección de Francia que consiguió el subcampeonato en el mundial de Inglaterra 2015. También dejó su huella en otros dos importantes clubes del país galo: Racing 92 y Biarritz. Sin embargo, y pese a su buen momento en Europa, Quesada aceptó la convocatoria de la Unión Argentina de Rugby (UAR) para colaborar con el cambio que comenzó Ledesma, primero en Jaguares, y luego en los Pumas. Precisamente, el actual técnico del seleccionado lo incorporó ni bien arribó a la Argentina, en agosto, al plantel que dirigió en el último Rugby Championship. El inicio es auspicioso si se considera que Los Pumas, este año, consiguieron dos resonantes triunfos ante Sudáfrica y Australia y convirtieron 18 tries, una cifra que supera a la de ediciones anteriores.

Sinergia  
No es la primera vez que los actuales técnicos de los dos representativos más importantes logran sobresalir. De hecho, Ledesma y Quesada disputaron juntos los Mundiales de 1999 y 2003, y fueron parte importante en la transformación del rugby que se terminó de concretar en Francia 2007, cuando el equipo nacional se subió al podio de la Copa del Mundo. «Nosotros impulsamos varios cambios en la UAR, porque antes era todo muy amateur. Fui partícipe de esos pedidos y ahora estamos jugando los torneos más importantes. Por eso me pareció lo más responsable volver y dar una mano», aseguró Gonzalo, quien debutará como DT de Jaguares el 16 de febrero de 2019 contra Lions.
Aunque Quesada lleva varios años dirigiendo, la experiencia en Jaguares será distinta, entre otras cosas porque por primera vez conducirá a un grupo homogéneo de jugadores. «Acá tengo la posibilidad de dialogar con todos en la misma lengua. Es algo que nunca me pasó. Llegué a dirigir equipos con deportistas de 11 países diferentes», sostuvo. También será diferente por el legado que deja su amigo Ledesma teniendo en cuenta que en 2018, bajo sus órdenes, el equipo llegó por primera vez a la instancia final del Super Rugby. Es decir, un crecimiento en juego y resultados que tuvo correlato en los desempeños de los Pumas.
Todo esto a un año del Mundial de Japón, la cita donde los Pumas enfrentarán, ya en la zona de grupos, a oponentes de relieve como Francia e Inglaterra. En el certamen seguramente estará presente Quesada, un histórico, para seguir aportando a la revolución del rugby argentino en su acercamiento a las grandes potencias. Esta vez, desde afuera de la cancha.