Humor

Ayudas


(Pablo Blasberg)

 

Hace unos días leí en periódicos y portales que habían inaugurado, no recuerdo dónde y tampoco quiénes, una cantidad, que se me escapa, de merenderos para chicos que no comen en sus casas. Lo llamativo de la noticia es que lo anunciaban como si fuera un logro. Por un lado es cierto, dar de comer al hambriento es un precepto bíblico, pero lo que hacía ruido es que fuera una virtud que hoy hubiera más desnutridos que ayer, y por eso las inauguraciones con periodismo incluido.
Si este será el nuevo paradigma para nuestro país, damos a continuación otras noticias que puedan alegrarnos e insertarse en esta nueva forma de ser:
inauguran 200 líneas más para el servicio de ayuda al suicida. Como la cantidad de suicidios, por la situación económica y los cierres de fábricas, ha aumentado considerablemente, se habilitarán 200 líneas para que los interesados en suicidarse puedan llamar y obtener ayuda… de cómo hacerlo.
PONDRáN 50 VEHÍCULOS MÁS PARA RECOGER A LA GENTE QUE VIVE EN SITUACIÓN DE CALLE. Por el retroceso económico, cada vez hay más gente congelándose en las callecitas de Buenos Aires que tienen ese no se qué. Para ayudarlos habrá 50 nuevas unidades. En cuanto se consiga una partida para la nafta, ¡todo listo!
SE CONSTRUIRáN ALEROS PARA PROTEGER DE LA LLUVIA A LOS QUE HACEN COLAS EN LOS HOSPITALES DURANTE LA NOCHE. Los hospitales municipales cada vez tienen más éxito, cada vez más gente que se ha quedado sin obra social o prepaga utiliza sus servicios. Ahora podrán hacerlo con comodidad. Anuncian que también están pensando en banquitos para que el solaz de los enfermos sea mayor.
SE DARáN CURSOS SOBRE ORGANIZACIÓN DE COMPRAS COMUNITARIAS. Debido a la falta de dinero, hacer compras ha dejado de ser una tarea placentera que auguraba una sabrosa comida, para convertirse en una verdadera tortura que se evidencia al llegar a la caja. Para mejorar esta situación, licenciados en economía, darán, en forma casi gratuita, cursos para optimizar las compras, ya que almorzar y/o cenar siguen siendo una costumbre sumamente arraigada.
APRENDIENDO A LEER Y ESCRIBIR POR WHATSAPP. Cada vez menos chicos van a la escuela. Sea porque tienen que trabajar, no tienen para el transporte, se duermen, en el establecimiento no dan de comer u otro motivo, la realidad es que no concurren. Pero se sabe que todos tienen un celular, por lo que ahora se darán cursos por WhatsApp para aprender a leer, terminar la primaria o la secundaria, e incluso, aquel que quiera estudiar medicina lo podrá hacer mientras limpia un parabrisas.
De nada.