Humor

Boni y la certeza

Tarde de invierno en Buenos Aires y, probablemente, de verano en Europa. Salvo que Alemania les haya tomado varios grados como parte de pago de la deuda. En ese caso, también hará frío en los países deudores y un extraño calorcito en los acreedores.
Pero Boni y su padre están acá. De pronto, una voz puberal se hace eco en miedo de la paz y el mate del atardecer.
–Pa, pa, ¡no voy a poder ir a Grecia, qué lástima!
–Pero, Boni, ¿qué pasó? No me dijiste que fueras a ir.
–Es que mi amigo virtual Euromarquitos, que vive en Kiebras, Grecia, me acaba de invitar. Así que no voy a poder ir.
–¿Y por qué no?
–Te lo acabo de decir: me invitó, o sea, no quiere que vaya.
–No entiendo.
–Es porque sos del siglo XX y encima latinoamericano. Y acá el siglo XX era un cambalache problemático y febril, en el que nadie entendía nada. Ahora allá, en el XXI, es todo mucho más claro. Por ejemplo, si te invitan a un lugar, todos sabemos que es para que no vayas. Así es en Europa, y eso marca tendencia.
–¿Qué?
–¿En qué mundo vivís? ¿En el real? Mirá, por ejemplo, hace muy poquito los griegos hicieron un referendo en el que votaron «no arreglar con la Unión Europea», entonces… ¡lógico, arreglan con la UE! El Gobierno de Grecia es de izquierda y ¡aprueban un ajuste tan fuerte que ni los de derecha se atrevían! Los de la UE dicen que los van a ayudar y después los aprietan todo lo que pueden. También dicen que los van a «rescatar», ¡y se llevan todo lo que encuentran! Y eso es exactamente lo contrario de un rescate, se parece más bien a un secuestro. Y esto es porque son del hemisferio norte. Ahí en este siglo XXI todo quiere decir lo contrario que en el sur en el siglo XX. Todo está clarísimo: rescate quiere decir rapiña; izquierda quiere decir ajuste; referendo quiere decir autoritarismo; solidaridad quiere decir «no a la inmigración». Es fácil y claro, pa. Te dicen una cosa y con total certeza es lo contrario, ¿entendés?
Silencio en la tarde del sur.
Rudy