Humor

Góndolas en Buenos Aires

La noticia me impactó. En una de las dársenas de Puerto Madero inaugurarán un servicio de góndolas. Sí, señora, escuchó bien… góndolas. No botes, lanchas o portaaviones. No. Góndolas, como en Venecia. Macri chocho. Él hace todo lo que puede para que Buenos Aires se parezca cada vez menos a Buenos Aires y más a alguna ignota ciudad de historieta. Por ahora comienzan en Puerto Madero, que no es un barrio de la ciudad como piensan los que no saben, sino que es un lugar cerrado y exclusivo, que queda cerca de Buenos Aires y está custodiado por la Prefectura. Pero la idea es extender el servicio y en esto hay un lado bueno: como cada tanto, la ciudad se inunda, contar con una flotilla de góndolas es una idea útil y glamorosa. Que los noticieros en lugar de mostrar a los bomberos sacando gente en gomones, muestren que los inundados son rescatados en góndola… es otra historia. Casi un lujo. Sergio Massa debe estar pensando en llevar la idea a Tigre, que no será Venecia, pero donde agua no falta. En lugar de lanchas colectivas, el transporte entre los barrios cerrados se hará en elegantes góndolas con gondoleros entonando canzonettas. Y para el transporte entre los barrios pobres –que los hay y muchos– la idea es usar cámaras de cubiertas de camión infladas. A cada uno lo suyo. Aquí, en la ciudad, la idea gusta y ya están programando algunas líneas de góndolas para llevar pasajeros. Por ejemplo, ir por el Riachuelo, desde la Boca hasta la Salada. Créanme, salir de la Saladita, cargados de paquetes y subir a una góndola será una experiencia inolvidable. Para superar los atascos de la Juan B. Justo, nada mejor que ir por el Maldonado en góndola hasta llegar a un muelle bajo Corrientes y hacer combinación con el subte. Ir en góndola a Quilmes por el Río de la Plata en horarios pico. Y un ramal por el arroyo Sarandí hasta la Avenida Mitre. ¡Un golazo! Bajar en góndola por el Matanza, pasar por Ingeniero Budge, empalmar con el Riachuelo y doblar por el Río de la Plata hasta Plaza de Mayo. Un ahorro de plata y tiempo. Incluso tal vez se pueda hacer una licencia poética y en lugar de canzonettas, que el botero use funyi y cante algún tango tipo «Niebla del Riachuelo» o, «Mañana zarpa un barco», de Manzi. ¡Terminemos con los problemas del tránsito! ¡No solo fue el metrobús!, ahora también tendremos las góndolas y mañana tal vez esquíes y trineos. A no dudarlo, el futuro es nuestro y eso, seguramente, es muy PRO. ---Santiago Varela