Humor

Por el mundo

Si bien vivir en este país en un año electoral no es lo que recomiendan los cardiólogos para cuidar las coronarias, lo cierto es que habitar otras latitudes suele ser más complicado que hacerlo en casa. Veamos. En África, además de la pobreza, la violencia, el racismo y el colonialismo de siempre, ahora tienen al Ébola, sobre el que muchos opinan que harían falta 500 muertos europeos blancos para que los laboratorios de Occidente se dignen a sacar una vacuna. Aunque ahora la difusión mediática ha hecho que aparecieran algunos dólares para comenzar, no más, a resolver el tema. De la zona de Oriente Medio mejor ni hablar. No sólo Israel pretende hacer desaparecer la Franja de Gaza con los palestinos adentro que a su vez tiran con todo lo que tienen para el otro lado del muro, sino que además, cerca de allí, todos pelean contra todos. Hoy los shiítas, los sunitas, los kurdos, los iraquíes, los turcos, los sirios y ahora los islamitas del nuevo protosultanato, se matan sistemáticamente entre sí, incluso degüellan ante las cámaras en vivo y en directo, poniéndonos la piel de gallina. Ah, y no nos olvidemos de los Estados Unidos que hoy no mandan marines, pero envían drones que maneja un muchacho rubio desde Arkansas con un joystick, mientras mastica chicle, y que si mueve mal el dedo  pulveriza un pueblo completo… y si no, pulveriza otro. Un poco más al norte el conflicto en Ucrania, con la participación de la OTAN y de Rusia, donde ya se trenzaron a los tiros y todavía se corre el riesgo de que se desmadre en cualquier momento. Incluso tampoco es muy saludable vivir en ciudad del Vaticano donde el papa Francisco (Bergoglio para algún periodista perseverante) solo cuenta con la Guardia Suiza con sus ballestas frente a una variedad de grupos ultras, de adentro y de afuera, para quienes el hombre tiene ideas demasiado progresistas y que se complotan con la no sana intención de que el pontífice entregue la tiara cuanto antes. En México, aquí cerquita, no dan abasto con tanta narco-muerte, narco-corrupción y narco-fosas comunes. Lo que se dice un verdadero narco-Estado tomado por la violencia, mientras todos miran para otro lado. Moraleja: cuidemos y mejoremos lo que tenemos, que este no será el país perfecto, pero que, aun con la inseguridad incluida, es mucho más tranquilo que más de cuatro. ---Santiago Varela