Informe especial | ESTADOS UNIDOS

Despidos sin causa

El Distrito Escolar Independiente de Houston, EE.UU., debió pagar en octubre de 2017 la suma de 237.000 dólares por los costos del juicio que perdieron frente a siete docentes del distrito injustamente despedidos. ¿Cuáles fueron las razones para que se los echara? En realidad nadie lo sabía: la decisión había sido «tomada» por el Sistema de Evaluación de Valor Agregado de Educación (EVAAS por su sigla en inglés), un algoritmo que tomaba el recorrido de los estudiantes en las evaluaciones para, a su vez, evaluar al docente que habían tenido ese año y rescindir contratos o entregar bonos extra a los más destacados. En el caso de los docentes despedidos, los resultados fueron peores que lo previsto por el algoritmo y se los señaló como responsables. El problema es que por ejemplo, el algoritmo no midió si el año anterior los estudiantes habían sido ayudados por un docente o si al año siguiente había ocurrido alguna situación de estrés particular que había afectado el desempeño escolar. Para el algoritmo la ecuación era simple: el docente era responsable y había que cambiarlo.
Uno de los despedidos, Daniel Santos, cuenta en el documental Coded Bias
el efecto terrible que le provocó ser
señalado como un mal docente, algo
que lo incentivó a buscar una explicación que nadie podía darle.
Muchos otros como él, frente al veredicto del algoritmo abandonan su trabajo sin preguntarse nada y no siempre recuperan la confianza en su propio desempeño. Luego del juicio, en Houston se abandonó el EVAAS, pero sistemas similares siguen funcionando en otros sistemas educativos.