Informe especial | GUILLE AQUINO

Escuela punk

A fines de 2021 se estrenó por streaming Guille Aquino Presidente, una frenética comedia que fue furor en las redes, en un punto intermedio entre el viejo unitario de televisión y el cine independiente. Se trata de un ácido comentario sobre aspectos de la política doméstica, una suerte de versión lisérgica de aquella película Desde el jardín, que protagonizó Peter Sellers. El actor Guillermo Aquino tiene su alter ego de ficción, Guille, y es una máquina de generar contenidos. Como tantos, vio una oportunidad en la pandemia. Creaba pequeñas unidades de gags y situaciones y las subía a las redes. Ante un vacío creativo, contó en una nota, se preguntó y le preguntó a su equipo: «“Che: ¿y si soy el presidente, y los personajes componen el Gabinete? ¡Nosotros mismos tratando de gestionar el país!”. Inmediatamente nos reímos; pero, a la vez, vimos que no había otra que la superara». El evidente vértigo de las redes tiene como contrapartida el envejecimiento prematuro de los productos. Y en el caso de la serie de Aquino, también influye la proyección que cada espectador hace: ¿de qué presidente está hablando? Aquino lo sabe: «La del presidente es una figura que uso como excusa para poner cosas mías, personales, e ir filtrándolas de a poco. También la idea era que el sketch hable de este presidente o de cualquier otro, y que pueda ser visto dentro de cinco años y siga funcionando», dijo. El éxito fortalece la idea del streaming personal como una manera de independizarse no solo de los medios tradicionales sino también de las plataformas globales. Mucho de lo producido por Aquino se desliza por los grupos de WhatsApp y lo suben a Facebook. La viralización es rotunda y subraya aquella máxima punk del «hazlo tú mismo». No es impensable imaginar, en un futuro inmediato, a Guille Aquino también en la televisión argentina.

Presidente. Aquino y su equipo de asistentes.

GENTILEZA GUILLE AQUINO