Informe especial | EL PROBLEMA DEL TRANSPORTE

Inteligencia y movilidad

Inherente a lo sustentable, la movilidad es otro de los aspectos clave para el futuro de las ciudades. Aunque en la pandemia se desaconsejó su utilización, todo parece indicar que en el futuro el transporte público será un elemento vital de las ciudades, que deberán garantizar infraestructura con el objetivo de minimizar los tiempos de desplazamiento y, así, la contaminación. De este modo, también cambiará drásticamente el reparto del espacio urbano en la ciudad del futuro, donde idealmente se proyecta mayor presencia de ciclistas, peatones y otros dispositivos de emisión cero. La movilidad es una de las problemáticas que aborda la tecnología, otra de las grandes protagonistas del futuro metropolitano. Ya, hoy por hoy, la internet de las cosas, el Big Data y la posibilidad de establecer y hasta predecir el comportamiento de las personas en base a datos emitidos por un sinnúmero de dispositivos y la inteligencia artificial pueden permitir a las ciudades desafiar el desorden y la confusión. ¿Caos versus control? Tal vez, un poco: lo cierto es que la videovigilancia es una de las herramientas del presente que se seguirá utilizando, presumiblemente cada vez con mayor asiduidad. Obvio: ya hay empresas que ofrecen soluciones tecnológicas englobadas en la categoría Smart Cities. Según el ingeniero Diego Olivero, gerente de ITC, una de estas firmas, la oferta permite cumplir con el objetivo ambiental o encaminarse a ello. «A través de la información que nos brinda un semáforo, podemos optimizar el tránsito en función de la cantidad de vehículos que hay en un momento preciso, sin tiempos fijos, reduciendo la espera en un 50%». Las cámaras, los controladores, la fibra óptica y la conexión a internet es todo el equipamiento involucrado, anunciando lo que vendrá. «Vinculado con los autos eléctricos, se puede prever que los vehículos hablarán entre sí y con la señalética urbana existente», vaticina Olivero. En definitiva, en 15 años, especulan en el sector, los automóviles de las ciudades, tal vez, no necesiten conductores.