Informe especial | CCC 20 AÑOS DEPARTAMENTO LA CIUDAD DEL TANGO

Una música inigualable

Dar un lugar destacado a las nuevas generaciones, impulsar otras formas de composición, de interpretación y coreográficas son algunos objetivos del área.

Guadalupe Lombardo

Entre las áreas destacadas del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini se encuentra sin dudas el Departamento La Ciudad del Tango, que en sus inicios estuvo coordinado por el periodista Ricardo Horvath, un especialista en el género musical. Fue debido a su iniciativa que se creó este Departamento para diferenciarlo del de Música del CCC y además, por supuesto, porque el tango tiene su propia poética y es un fenómeno social que merecía un espacio dentro de la institución.
En charla con Acción, Walter Alegre –coordinador desde 2007– recuerda que «para nosotros el tango es una hermosa bandera que nos ayuda a recobrar y a mantener nuestra identidad, es un catalizador de la política también, porque son sujetos políticos los que hacen música. Entonces estamos hablando e interviniendo, impactando, cuando decimos que somos el Centro Cultural de la Cooperación –reflexiona el coordinador–. Cumplimos eso que Floreal Gorini quería, que es que el mundo nos mire, que sepa que existimos, y que tenemos cosas para decir, y en el tango también, claro».
Por este Departamento han pasado artistas como Guillermo Fernández; Pulice de Vicenzo; La Fernández Fierro; Black Rodríguez Méndez; El «Gordo» Alorsa, de la Guardia Hereje; El «Peche» Estévez, de Buenos Aires Negro; y un gran número de orquestas más.
También se realizaron varias Ferias del Libro de Tango, así como diversas charlas, encuentros y hasta asambleas en las que se plantearon las problemáticas de esta música ciudadana en particular. A su vez se desarrollan investigaciones –muchas de las cuales son publicadas finalmente en libro–, llevadas a cabo, entre otros, por Mercedes Liska, Soledad Venegas y Matías Mauricio, quienes le otorgan un basamento teórico importante al área.
El tango es sin dudas un fenómeno cultural digno de estudio, no solo desde lo musical sino también desde lo sociológico. Juano Villafañe, director artístico del CCC, destaca: «El Departamento La Ciudad del Tango cumplió con uno de los grandes objetivos que se propuso el CCC desde sus orígenes: darle un lugar destacado a las nuevas generaciones. Y con esta lógica hemos impulsado las nuevas poéticas del tango en lo musical, en la composición de letras, en la forma de interpretarlo y también en las nuevas propuestas coreográficas –dice Villafañe–. El tango estaba muy instalado en viejos imaginarios y parecía que había ingresado ya al museo para ser solo una pieza para la nostalgia. La gran mayoría de los nuevos grupos de tango radicaron sus primeros pasos en la sala Pugliese del CCC. Con esta forma de programación logramos que el tango tuviera nuevas voces y se modernizara desde su propia tradición».
Tradición y modernidad, una buena síntesis del tango actual, que está muy lejos de esa impostura de nostalgia o bajada de línea moral que hicieron famoso al género. El CCC nació al mismo tiempo que una gran camada de jóvenes que eligieron al tango con su propia voz y su propia mirada, nueva fórmula para un arte que, con 120 años de historia, demuestra que sigue vivo con su baile, sus letras y su música inigualable.


Jorge Freidemberg