Las últimas

Bolsonaro cuestionado en la ONU

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, aseguró en la apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas que su administración está en contra del pasaporte sanitario, pero «apoya los esfuerzos» de vacunación contra la COVID-19. «Desde el principio de la pandemia apoyamos la autonomía del médico en busca del tratamiento precoz, siguiendo la recomendación del Consejo Federal de Medicina», sostuvo. No obstante, informó que su Gobierno distribuyó más de 260 millones de dosis de vacunas, y más de 140 millones de brasileños –casi el 90% de la población adulta– han recibido por lo menos la primera. «El 80% de la población indígena está totalmente vacunada», señaló. Muy criticado por su gestión de la pandemia, que se cobró la vida de más de 590.000 brasileños, Bolsonaro dijo sin ruborizarse que será el «último de los brasileños» en vacunarse. Esta actitud provocó la ira del alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, que la semana pasada requirió a todos los miembros de las delegaciones que asistan vacunados a la Asamblea General de la ONU, como la ciudad exige.