Las últimas

Brasil: un resultado de impacto mundial

Los medios de todo el mundo cubrieron en portada el triunfo de Lula da Silva en el marco de una contienda que aparece extendida buena parte del planeta entre la derecha extrema y los sectores democráticos de las sociedades. Y en ese escenario el ex dirigente metalúrgico representa valores que parecen en retirada. Una muestra de esto es que entre los primeros mandatarios que celebraron su victoria estuvo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que dentro de su territorio tiene en una semana un combate similar contra quienes apoyan al mentor de, derrotado Jair Bolsonaro, Donald Trump, en cruciales elecciones de medio término. Poco a poco se sumaron el ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping, quienes dijeron que esperan profundizar las relaciones con el socio sudamericano del grupo Brics. En un tono conciliador muy acorde al ajustado resultado del balotaje de este domingo, en su primer discurso como presidente electo de Brasil Lula dijo que iba a gobernar «para todos los 215 millones de brasileños, incluso para quienes no me votaron. No existen dos Brasil», y agregó: «La bandera verdeamarilla no le pertenece a nadie». «Es hora de bajar las armas que jamás deberían haber sido empuñadas, las armas matan y defendemos la vida», agregó el mandatario electo ese su primer contacto con el público tras su tercer éxito electoral en 20 años.