Las últimas

Capo colombiano del narcotráfico muerto en prisión

El exjefe colombiano del tráfico de drogas Gilberto Rodríguez Orejuela murió, a los 83 años de edad, en una prisión de Butner Medium, en el estado de Carolina del Norte, donde desde 2006 cumplía una condena de 30 años de prisión. Rodríguez Orejuela fue uno de los jefes y fundadores del Cartel de Cali, liderazgo que compartía con su hermano Miguel, en la época de mayor violencia por narcotráfico en Colombia, cuando competían y competían por el negocio de la venta de estupefacientes con el abatido capo Pablo Escobar, líder del Cartel de Medellín. En abril de 2020 sus abogados habían pedido su libertad argumentando que Rodríguez-Orejuela era una persona de edad avanzada con varias enfermedades crónicas que corría riesgo de morir en pleno comienzo de la pandemia «en una cárcel con condiciones atroces».