Las últimas

Córcega se enfrenta a Francia


Después de casi dos semanas en las que se han sucedido disturbios con decenas de heridos, el gobierno francés admitió que está dispuesto a discutir de una «autonomía» en Córcega con la mayoría nacionalista en la isla, pero una condición para ese diálogo es que vuelva la calma.
La declaración pertenece al ministro del Interior, Gérald Darmanin, que hoy inicia una visita de dos días a Córcega para tratar de conseguir una vuelta a la normalidad después de las protestas encabezadas por jóvenes nacionalistas que se llevan a cabo desde el 3 de marzo, con un saldo de decenas de heridos entre manifestantes y autoridades y destrozos materiales.
En una entrevista al diario Corse Matin publicada hoy, Darmanin dijo estar «dispuesto a ir hasta la autonomía. La cuestión después es saber qué significa esa autonomía. Hay que discutir». Aun así, el ministro ya avanzó que las competencias de soberanía, como la seguridad y la policía, seguirán en manos del estado francés.