Las últimas

Crisis en el Reino Unido: renunció la primera ministra

La crisis política y económica en Gran Bretaña terminó por voltear a un nuevo gobierno conservador. Y a 45 días de haber asumido en reemplazo de Boris Johnson, la primera ministra británica, Liz Truss, tuvo que dejar el cargo, no se puede decir que de manera sorpresiva.  Su propio partido venía reclamando que diera un paso al costado luego de que sus primeros anuncios económicos provocaran protestas en las calles y el rechazo de los mercados, traducido en una baja de la cotización de la libra esterlina. «Reconozco que, dada la situación, no puedo cumplir el mandato para el que fui electa por el Partido Conservador», dijo Truss, de 47 años, desde la puerta de su residencia oficial, en el 10 de Downing Street de Londres. Truss dijo que su agrupación elegirá a su sucesor en un nuevo proceso de votación interna que será organizado de aquí al final de la próxima semana, aunque no es claro si a los tories les queda espalda para verse obligados a convocar a elecciones adelantadas.