Las últimas

Cristina Fernández en el día de la Militancia

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner habló ante una multitud estimada en más de 60 mil personas que se dieron cita en el Estadio único de La Plata para celebrar los 50 años del regreso de Juan Domingo Perón. Y desplegó un rosario de frases de alto impacto político, aunque no habló de una posible candidatura.
«El peronismo termina reencarnándose, lo que parecía muerto y sepultado no le es, por qué no prueban alguna vez sentarse a conversar con el peronismo, a ver qué Argentina queremos, si es tan diferente a la de ustedes», dijo, recordando aquel día de 1972.
Sobre el atentado del 1 de setiembre, dijo que ese día se quebró el acuerdo democrático de respetar la vida por el que «nadie pedía matar a nadie, ni si quiera a aquellos que hicieron de la muerte un instrumento político».
Habló también de inseguridad y se preguntó por qué no se podría volver a desplegar a Gendarmería en el conurbano, como cuando era presidenta. «Con la desigualdad sola no explicamos la inseguridad ni tampoco el gatillo fácil. Hay un fenómeno de la autonomización de las fuerzas de seguridad del poder político» y agregó que «para nosotros el orden es que el padre o la madre salgan todos los días a trabajar y que vuelvan a comer en su casa. (…) El orden no es el gatillo ni el palo, es el trabajo bien remunerado». Luego señaló que «donde no hay jueces puestos a dedo, presionables y eternos en sus cargos, el sistema funciona. (…) No es bueno para la democracia que sean jueces los que decidan la política en este país».
Así, recordó en el desagregado de la inflación de 6,3 %, «se ve que las telecomunicaciones son de 12 puntos, el doble, y es porque hay jueces que dijeron que el decreto que se firmó para que sea servicio publico no se debe aplicar».