Las últimas

Homenaje a “los 12  de la Santa Cruz”

Tiempo de lectura: ...

A 46 años de los secuestros perpetrados entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977 por un grupo de tareas de la dictadura cívico-militar, familiares y compañeros de los 12 detenidos desaparecidos de la Iglesia de la Santa Cruz llevaron adelante una ceremonia homenaje en el barrio porteño de San Cristóbal, donde referentes de organismos de derechos humanos y funcionarios del gobierno saliente coincidieron en señalar que se debe “sostener la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia ante el avance del negacionismo”.
“Con este homenaje queremos marcar que la lucha continúa siendo necesaria. Hoy más que nunca, al cumplirse 40 años de democracia y ante la avanzada negacionista del próximo gobierno de Javier Milei. No me quiero olvidar de (el expresidente) Néstor Kirchner, que dio esperanza y nos permitió vivir dignamente”, señaló a Télam Cecilia De Vincenti, hija de Azucena Villaflor de De Vincenti, fundadora de Madres de Plaza de Mayo, secuestrada el 8 de diciembre de 1977 junto a este grupo de víctimas.
Quien también estuvo presente fue Mabel Careaga, hija de Esther Ballestrini de Careaga -secuestrada en ese hecho de represión ilegal-  quien recordó que “el camino lo marcaron las Madres, que en plena dictadura salieron a buscar a sus hijos, y convirtieron al dolor en amor”.
El homenaje tuvo lugar frente al Solar de la Memoria, a un costado de la Iglesia de la Santa Cruz, ubicada en Estados Unidos 3150, en el mismo lugar donde ese grupo de familiares y militantes se reunía en 1977 para aunar esfuerzos para encontrar a sus seres queridos detenidos desaparecidos por las fuerzas represivas.
El colectivo de los 12 de la Iglesia de la Santa Cruz, que tenía como objetivo confeccionar listados con los nombres de personas detenidas desaparecidas en los primeros años de dictadura, estaba conformado por las Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, María Ponce y Esther Ballestrino de Careaga; los familiares Angela Aguad, Remo Berardo, Julio Fondevila y Patricia Oviedo; los militantes políticos Horacio Elbert, Raquel Bulit y Daniel Horane y las monjas francesas Leonie Duquet y Alice Domon, todos ellos asesinados por la última dictadura.