Las últimas

La despedida de Gerardo Rozin

El periodista y conductor televisivo Gerardo Rozin fue despedido con un hondo pesar por colegas, músicos, artistas, dirigentes políticos, que recordaron, primero en una ceremonia fúnebre en el barrio porteño de Almagro y luego en su ciudad natal, Rosario, los valores humanos y profesionales del hombre que falleció este viernes a los 51 años. No faltó en el homenaje póstumo el recuerdo del club de sus amores, Rosario Central, cuyos jugadores salieron a la cancha en el partido que disputó este sábado en el Gigante de Arroyito con un brazalete negro en señal de duelo. Durante todo el día hubo expresiones de dolor y los recuerdos de todos quienes lo conocieron o tuvieron trato con Rozin ocuparon las redes y los medios tradicionales de comunicación. Y así se supo que de alguna manera, sabiendo que estaba atravesado por una enfermedad terminal, había elegido un modo sutil y emotivo de despedirse de su público. Fue cuando el año pasado cantó en su programa La peña del morfi el tema de Cuchi Leguizamón, Me voy quedando. Que dice en uno de sus versos: «Me voy quedando libre, /sin arribos, ni regresos. /Está sobrando el alma/ para cantarle a los huesos /curiosos de rumbos / que linden sabores eternos»