Las últimas

Máxima tensión en el este de Ucrania

El anuncio del reconocimiento ruso de la independencia de las repúblicas de Donetsk y Lugansk y la llegada de tropas para proteger a ambas naciones de una incursión del ejército que obedece a Kiev despertó las máximas alertas en el mundo. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acusó a Rusia de violar «la soberanía y la integridad territorial» de Ucrania, interpretó que Moscú se retiró unilateralmente de los Acuerdos de Minsk celebrados en 2015 -que por otro lado nunca se habían cumplido- y dijo que no tenían «miedo de nada ni de nadie». La Casa Blanca anunció casi de inmediato sanciones contra la República Popular de Dontesk (RPD) y República Popular de Lugansk (RPL), consistentes en una prohibición de inversiones, comercio y financiamiento por parte de ciudadanos estadounidenses. La OTAN, en tanto, condenó la decisión y la Unión Europea (UE) y el Reino Unido prometieron sanciones contra Rusia que analizarían en una reunión urgente convocada para esta tarde. Putin hizo el anuncio y se mostró en el momento de la firma del decreto de reconocimiento en una conferencia de prensa. Allí indicó que había informado de su decisión previamente a los mandatarios de Francia y Alemania. Para la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) la medida «representa una violación del derecho internacional y de los principios fundamentales» de la institución, aunque sus observadores habían reportado a esa altura 3.231 violaciones del alto el fuego previsto en los acuerdos de Minsk para las provincias prorrusas del este de Ucrania. El Consejo de Seguridad de la ONU era l caldero donde se cruzaban acusaciones, si bien la mayoría de los integrantes condenó la maniobra rusa.