Las últimas

Murió el último presidente del apartheid sudafricano

El último presidente de la era del apartheid de Sudáfrica, Frederik de Klerk – quien entregó el poder a Nelson Mandela para sellar un proceso de transición luego de un régimen racista comandado por la minoría blanca – murió a los 85 años en su vivienda de Fresnaye, el rico suburbio de Ciudad del Cabo donde pasó los últimos años de su vida. Controvertido pero pragmático, De Klerk entendió que mantener un sistema despótico contra la mayoría negra no tenía cabida en el mundo luego de la caída de la Unión Soviética. Fue así que ordenó la liberación de Mandela, que permaneció detenido durante 27 años, en febrero de 1990 y acordó avanzar hacia un sistema democrático con participación de la población negra. A pesar de que De Klerk había sido un feroz defensor del apartheid, entrego el gobierno a Mandela, de quien fue vicepresidente pro dos años. Mandela y De Klerk recibieron el premio Nobel de la Paz en 1993.