Las últimas

Petrobras y el techo de Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a amenazar con la privatización de la compañía de bandera Petrobras, como un modo de dar respuesta ante el aumento del 73,4% de los combustibles. Bolsonaro enfrenta críticas desde los mismos sectores financieros que apoyaron el golpe contra Dilma Rousseff en 2016 y fueron claves para su llegada al poder en 2018 por haber eliminado el techo fiscal para poder aumentar los planes sociales en 2022, año en el que se juega la reelección. El límite de deuda estuvo entre las primeras medidas de Michel Temer al reemplazar a la mandataria destituida y figura en los libros del neoliberalismo como uno de los puntos clave: impedir que gobiernos populares pudieran disponer de dinero para políticas sociales. Ahora Bolsonaro pretende desarmar esa arquitectura y hasta provocó renuncias masivas en el área de Economía, a cargo del «Chicago Boy» Paulo Guedes. Petrobras anunció un 7% de aumento en las naftas y del 9,5% en el gas oil, y gremios de camioneros preparan una huelga en rechazo a un plan subsidio de 400 reales (70 dólares mensuales) para compensar el aumento de los combustibles.