Las últimas

Quema de libros en Canadá

La comisión escolar de Providence, que gestiona 30 planteles católicos y de lengua francesa en Ontario, Canadá, ordenó destruir 4.716 copias de 155 obras cuyo contenido consideró «obsoleto e inapropiado» hacia los indígenas. El Ministerio de Educación de Ontario participó en el proyecto, aunque no en la selección de los títulos. Entre los libros proscritos está el cómic Tintín en América, publicado por primera vez en 1932. Según la junta, contiene «lenguaje inaceptable», «información incorrecta» y una representación «negativa» y «ofensiva» de los indígenas de Canadá, a los que el libro se refiere como «pieles rojas». También fueron calificados como inapropiados Astérix en América y Pocahontas. En ambos casos, el motivo fue la sexualización que se hace de las mujeres indígenas. «Desarrollamos lo que se llama salvajismo sexual, una imagen de las mujeres nativas como mujeres fáciles», aseveró la supervisora de la ceremonia, Suzy Kies. Los autores de algunas de las obras destruidas calificaron de censura la acción.