Las últimas

Rusia, acusada de crímenes de guerra por EE.UU. y la U.E.

«La UE condena en los términos más enérgicos a las fuerzas armadas rusas y a sus líderes, que siguen atacando a la población civil y las infraestructuras ucranianas», afirmó el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ayer, en un comunicado.
El teatro de la ciudad ucraniana de Mariúpol (sureste) «fue fuertemente bombardeado el miércoles, aunque servía de refugio, bien conocido y claramente identificado, para los civiles, incluidos niños», denunció Borrell.
«Estos ataques deliberados constituyen graves violaciones del derecho internacional humanitario», dijo Borrell, quien agregó que «los autores de estas graves violaciones y crímenes de guerra, así como los dirigentes gubernamentales y jefes militares, tendrán que rendir cuentas», advirtió.
De igual modo se expresó el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, quien citó los bombardeos de un hospital infantil y un refugio antiaéreo en el teatro de Mariúpol, una las ciudades más castigadas por los ataques rusos y ubicada en la costa sureste de Ucrania. «Atacar civiles intencionadamente es un crimen de guerra», definió.