Las últimas

Putin celebra la toma de Mariupol

El presidente Vladimir Putin celebró como un triunfo la toma de la ciudad portuaria ucraniana de Mariupol, donde según el propio mandatario, quedaba un puñado de efectivos escondidos en la enorme acería Azovstal a los que «no vale la pena perseguir arriesgando a nuestros soldados». En un video difundido especialmente, se ve a Putin indicándole al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, en tal sentido, la necesidad de mantener un cerco estrecho alrededor de la gigantesca planta, de la era soviética y con varios kilómetros de túneles, «para que no entre ni salga nadie». Para el Kremlin, se trata de milicianos nacionalistas y mercenarios a los que ofreció en varias ocasiones la posibilidad de rendirse y entregar las armas. Los ultimátum lanzados por Rusia no recibieron una respuesta, aunque uno de sus comandantes, Sviatoslav Palamar, del batallón Azov, pidió garantías de seguridad a los países occidentales para dejar el recinto. Kiev, mientras tanto, se apresta a recibir más ayuda militar de Estados Unidos y la OTAN.