Las últimas

Rusia y EE.UU. quieren calmar a Erdogan

Estados Unidos y Rusia pidieron calma a Turquía luego de que el presidente Recep Tayyip Erdogan anunciara el lanzamiento de una operación terrestre en el norte de Siria contra grupos kurdos a los que acusa del atentado perpetrado en Estambul el 13 de noviembre pasado. Ankara responsabilizara al grupo kurdo sirio Unidades de Protección Popular de haber colocado la bomba que dejó seis muertos y unos 80 heridos en una calle céntrica de Estambul. En respuesta, el gobierno de Erdogan inició hace tres días una ola de acciones aéreas contra posiciones de las UPP en el norte de Siria e Irak en el marco de la «Operación Garra Espada» y el presidente adelantó una ofensiva terrestre del ejército en las regiones ocupadas por la comunidad kurda en ambos países. «Sobrevolamos a los terroristas durante unos días con nuestra fuerza aérea y nuestros drones. Si Dios quiere, los eliminaremos pronto con nuestros soldados, armas y tanques», dijo Erdogan en un discurso en el noreste de Turquía. «Hacemos un llamado a la desescalada en Siria para proteger a los civiles y apoyar el objetivo común de derrotar al Estado Islámico», dijo el vocero del Departamento de Estado, Ned Price. «Comprendemos las preocupaciones de Turquía sobre su propia seguridad (…) Pero, al mismo tiempo, pedimos a todas las partes que se abstengan de toda iniciativa que pueda conducir a una grave desestabilización de la situación», coicidió el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.