Las últimas

Tensión en Kiev ante el avance de tropas rusas

Kiev esperaba un inminente ataque de las fuerzas rusas mientras la situación en Mariupol y Jerson era cada vez más crítica por la falta de alimentos y medicamentos, de acuerdo al gobierno ucraniano. Las autoridades de la capital de Ucrania habían decretado un nuevo toque de queda de 36 horas hasta este miércoles y mantenían bloqueados accesos a la ciudad con bolsas de arena ante la certeza de que las tropas harían una incursión por tierra. Mientras tanto, China rechazó la exclusión de Rusia de la próxima cumbre del Grupo de los 20 países (G20) desarrollados y en desarrollo, una propuesta de Estados Unidos en el marco del abanico de sanciones a raíz de la invasión a Ucrania. «Rusia es un importante país miembro del G20 y ningún miembro tiene derecho a expulsar a otro país», dijo el vocero de la Cancillería china, Wang Wenbin. Beijing se convirtió en un jugador fundamental en estas circunstancias, al punto de que el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky pidió audiencia con el mandatario chino para que medie frente a Rusia.