Las últimas

Testigo coincide con los amigos de Lucas

«No escuché ni una sirena ni un pito ni un grito de alto policía, pensé que era un afano» repetía Nicolás, el vecino que salió a pasear su perro y se convirtió en testigo del asesinato de Lucas González. Un testigo que corrobora las declaraciones de los chicos que viajaban con el adolescente y que acusan a una brigada de civi8l y sin identificación de haber disparado contra el auto en que circulaban por el barrio porteño de Barracas. El testimonio del vecino que no quiere aparecer con nombre y apellido para resguardarse de cualquier represalia, contradice la declaración de los tres policías de la Ciudad acusados por el crimen, quienes en sede judicial aseguraron haber dado gritos de alerta a los adolescentes, y de haber salido de su coche con chaleco y chapa identificatoria como mar4can los reglamentos. «En todo momento pensé que era un afano», sintetizó, coincidiendo con la evaluación de los tres jóvenes que salían de un entrenamiento en Barracas Central y que aseguran haber huido porque temían ser víctimas de un robo.