Las últimas

Tres procesados por el robo de un misil en 2015

El juez federal de La Plata Alejo Ramos Padilla procesó a dos oficiales de la Policía porteña y un militar en actividad por el robo de un misil de alto poder destructivo en enero de 2015, un hecho según el magistrado que solo tuvo como objetivo «causar daño», aunque no aclaró quienes serían los destinatarios de ese perjuicio. El hecho se produjo al mismo tiempo que el fiscal Alberto NIsman denunció a la entonces presidenta por el Memorándum con Irán. Nisman apareció muerto en su baño tres días más tarde. «Luego de una profusa investigación se corroboraron y determinaron –con el grado de certeza requerido para esta etapa del proceso– la participación y la responsabilidad de varios miembros de la Guarnición Arana, tanto por su directa participación material en la sustracción de la munición, como por el encubrimiento de lo sucedido y el incumplimiento de aquellos deberes funcionales específicos, vinculados con la custodia del misil y la seguridad externa e interna de la guarnición militar, que brindaron las condiciones de posibilidad para que el robo se pudiera producir», explicó Ramos Padilla. El caso es que el artefacto fue sacado del polvorín del Regimiento de Infantería Mecanizada 7 de Arana de un modo sospechosamente ostensible y apareció de manera también dudosa en julio pasado en una calle de la ciudad de La Plata.  «Se trató de una ‘operación’ que tuvo como única finalidad ser descubierta para, de ese modo, causar un daño», concluye Ramos Padilla, que procesó a los oficiales policiales Leonardo José Córdoba y Héctor Enrique Valenzuela -que integraban el Ejército Argentino en esa época- , y al teniente coronel Fabián Torrengo,  Jefe de Regimiento de Infantería Mecanizado 6 de Toay (La Pampa). Otro militar, el mayor Gonzalo Damián Gottifredi, Oficial de Personal del Liceo Militar General Belgrano de Santa Fe, fue beneficiado con «falta de mérito».