Las últimas

Triunfos oficialistas en Hungría y Serbia

El primer ministro de Hungría, el nacionalista Viktor Orban, ganó su cuarto mandato consecutivo, incluso con mayor holgura de la que calculaban fuentes occidentales. Con 94% de los votos escrutados, el partido oficialista, la Unión Cívica Húngara (Fidesz), alcanzaba el 53% de los votos frente a 35% de la coalición opositora, según la Oficina Electoral Nacional. Orban, autodefinido como «antiliberal», es el más cercano al presidente ruso Vladimir Putin entre los líderes de países de la UE y la OTAN, al punto que luego de conocerse los resultados, dijo «hemos obtenido una victoria excepcional, una victoria tan grande que probablemente pueda verse desde la luna, y desde luego desde Bruselas». Las últimas encuestas indicaban una elección reñida, aunque le daban la victoria a Orban. Uno de los países más amigables con Rusia en el marco de la invasión a Ucrania, Serbia, también le dio un triunfo por mayoría aplastante a su actual presidente, Aleksandar Vucic, con cerca del 60% de los votos, que le otorgan un segundo mandato con comodidad. «Obtuve 2.245.000 de los votos en la primera vuelta», dijo Vucic antes de que se confirmara el resultado final.