Las últimas

Un acuerdo por Malvinas firmado entre copas

El exvicecanciller británico Alan Duncan afirmó que su par argentino durante el macrismo, Carlos Foradori, estaba «tan borracho» cuando firmaron el acuerdo sobre las Islas Malvinas en 2016 que al otro día «no podía recordar todos los detalles» del documento, que recibió rechazos de toda índole de agrupaciones políticas y de veteranos de guerra. Duncan, de 65 años, era entonces Ministro de Estado para Europa y las Américas de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Commonwealth y viajó a Buenos Aires en septiembre de 2016 con el fin de «asegurar concesiones comerciales y acceso aéreo para las Falklands (Malvinas)». Ahora, según una publicación del portal británicos Desclasiffied UK, en su libro de memorias In the Thick of It (En medio de eso), Duncan dice que ese día se reunió en la embajada británica en Buenos Aires con el recién designado representante diplomático Mark Kent, quien tenía, afirma, «una fabulosa bodega, bien iluminada, con las paredes llenas de botellas de Merlot». En ese ambiente que define como «bastante agradable para una reunión, nos juntamos con Carlos Foradori». Duncan detalla a continuación: “Fue un buen telón de fondo diplomático para las delicadas negociaciones para asegurar la obtención de vuelos adicionales a las Malvinas; por millones de razones se requiere la cooperación de Argentina para cualquier conexión que pase por tierra firme». Más aún, «a medida que una botella tras otra iba pasando de la pared de la bodega a la mesa, las negociaciones mejoraban. A eso de las 2 de la mañana nos dimos la mano con un acuerdo general». El compromiso, añade, no podía ser recordado al otro día por el funcionario argentino, pero el gobierno de Macri, de todas maneras, lo celebró como un éxito.