Multimedia

Autocirco, a puro bocinazo

En lugar de aplausos y gritos, fueron bocinazos y juegos de luces en la función del primer autocirco que se presentó, en medio de la pandemia, en el anfiteatro Esteban Agüero, en la turística villa de Merlo, San Luis. 40 familias disfrutaron del show del Cirque XXI desde sus vehículos –los autos más chicos adelante, las camionetas atrás– y a través de la radio local, respetando todos los protocolos sanitarios. Para la compañía de los hermanos López
–quinta generación de artistas circenses e integrada en la actualidad por cerca de 30 personas–, que quedó varada en la provincia en su gira por el país, estas funciones constituyeron una devolución y agradecimiento al pueblo que los contuvo y asistió durante la cuarentena. La idea es repetir las presentaciones y sumarse al proyecto de «turismo interno» que estudia la provincia.