Multimedia

Basural a cielo abierto. Una herida en la tierra

Lago Puelo tiene hermosos paisajes. Lago, ríos y montañas se exhiben, verdes y azules, en las páginas de turismo. Pero tiene también otros lugares, desconocidos por los turistas e incluso por muchos puelenses. Visto desde el cielo su basural parece una herida abierta en la tierra. Es un depósito de residuos, ni siquiera un relleno sanitario: no se recicla, no se transforma en energía útil y tampoco se separa –el 50% podría compostarse en las casas–. Además, pone en riesgo a la naturaleza y a las poblaciones cercanas contaminando las napas, cobijando roedores, acumulando peligrosos gases y eventualmente, cuando hay quemas, contaminando también el aire. El reciclado o una campaña de separación en los hogares son posibilidades no tenidas en cuenta por las autoridades municipales. En la localidad de Lago Puelo –y no es el único lugar– el municipio considera a la «basura» como un gasto y no como un recurso disponible.