Multimedia

El verdadero oro rojo

En las afueras de la ciudad de Herat, al oeste de Kabul, la capital de Afganistán, cerca de 6.000 personas, dos tercios de ellas mujeres, trabajan en los campos de azafrán, recolectando el verdadero «oro rojo», denominado así por su precio y color único, muy apreciado en la cocina y en la industria de la perfumería como colorante, e incluso en la medicina tradicional. El azafrán es la especia más cara del mundo, su precio oscila entre 1.200 y 1.800 dólares por kilo, y desde hace un tiempo se convirtió en una alternativa al cultivo de opio para los campesinos pobres en un país devastado por la guerra y la injusticia.
Cultivado en la actual Afganistán desde hace al menos 2.000 años, su cosecha es una operación delicada que comienza en octubre y dura solo tres semanas. Los trabajadores recolectan las flores púrpura y separan a mano los pequeños estigmas anaranjados para luego dejarlos secar. Trabajo arduo, ya que se necesitan casi 450.000 estigmas para producir un kilogramo de la fragante especia.