Multimedia

Fernando Ferrara. El mandato de una historia.

Fernando Ferrara condujo al seleccionado a ganar la Pro League y a ser subcampeonas del mundo. Viaje al universo de un equipo emblemático del deporte argentino.

Largo recorrido. El DT de 54 años dirigió a juveniles y mayores tanto a nivel clubes como selecciones.

Foto: Jorge Aloy

«Es un equipo con mucha historia, lo que implica compromiso, dedicación y entusiasmo. Soy consciente del rol que hay que tener para entrenarlas». Fernando Ferrara, el DT de las Leonas, seleccionado emblema del deporte argentino, se toma un respiro para charlar con Acción en el Club Ciudad, su segundo hogar desde que jugaba al hockey en su infancia. Creció y jugó en el país y en el extranjero. En clubes y en la selección. Dirigió equipos de categorías infantiles y juveniles de varones y de mujeres; repitió con mayores. En Argentina y en Europa, dado que en su carrera se incluye su paso como técnico del seleccionado italiano. En octubre pasado, al terminar el ciclo de Carlos Retegui, de quien era integrante de su cuerpo técnico, el entrenador de 54 años asumió como conductor principal.
Ferrara estuvo a la altura. Las Leonas ganaron la Pro League invictas a dos fechas del final. Además, acaban de ser subcampeonas del mundo tras caer en la final 3 a 1 ante otra potencia, Países Bajos, organizador del torneo junto con España. Quedan más compromisos internacionales y desafíos habituales de la Argentina deportiva: nueve jugadoras importantes se irán a Europa. Habrá que amalgamar un plantel con chicas de acá y de allá. No será sencillo.
«Los resultados nos ponen en un lugar importante, nos dejan en claro dónde estamos parados. Somos el equipo que más goles hizo en la Pro League, con la goleadora del torneo. En el Mundial perdimos la final contra una potencia que ganó nueve Copas del Mundo. Argentina, Alemania y Australia ganaron dos. Estoy muy contento: hace poco que arrancamos este ciclo, dice el DT, quien está el frente del equipo hace menos de un año.
–Por más que las conocías, ¿con qué equipo te encontraste al asumir el cargo?
–Había chicas afianzadas por muchos años de selección y con medallas colgadas. Otras que recién empezaban. Pero todas muy receptivas. El desafío era convencerlas de nuestra idea de juego. Estoy contento de que escuchen, de que tengan ganas de aprender y de que dejen el 100 por ciento en todo.
¿Cuál fue la presión mayor al asumir a un equipo emblemático para nuestro deporte?
–La presión de saber que hay que ganar para mantenerse, que hay una Ferrari que no se debe chocar. A mis 54 años estoy seguro de lo que hago, aunque tengo claro que hay otras cosas en la vida. No hay desesperación por lograr un resultado. Si lo logro, lo quiero para las chicas, para seguir el buen legado de las Leonas. Pero hay que hacerlo con tranquilidad.
¿Cómo hacés para no desesperar?
–Los procesos de entrenamiento son duros. En el alto rendimiento necesitás cantidad, pero sobre todo calidad. Con calidad me refiero a los entrenamientos físicos, tácticos, a escuchar a las jugadoras, a veces de manera personalizada. Lo mismo con la utilización de los videos, para ganar tiempo. Hay que evitar que al jugador o a la jugadora le explote la cabeza.
¿A cuánto estás de tus objetivos con las Leonas?
–Hoy estamos en un 70% de lo que queremos. El techo es alto, nos queda mejorar mucho. En el último tercio de cancha, en las combinaciones en espacios reducidos. En la Pro League se vio que las delanteras hicieron más goles. A nivel mundial estamos segundos en el ranking. Holanda demostró en un partido que jugó mejor que nosotros y ganó el Mundial. Para ganarle tenemos que hacer el partido perfecto, y a veces se da y a veces no se da.

https://www.youtube.com/watch?v=MehspcN4wIs

¿Cuánto se necesita a la tecnología en el alto rendimiento?
–Usamos mucha tecnología. GPS para medir la intensidad de los entrenamientos y partidos. De ahí sacamos los valores y programamos los entrenamientos para medir lo físico. Con el video se hacen los cortes individuales de las chicas para que se miren en sus partidos. Desde ahí trabajamos analizando al rival. La tecnología te hace ganar un tiempo increíble. De todos modos, el esfuerzo sigue siendo la base de un equipo. Eso nunca puede faltar. Estudio al rival, hago la charla técnica, doy detalles y demás, pero antes de eso está el compromiso del 100% que debe dar el jugador. Dar lo mejor, ayudar al compañero, creer. Porque si no está eso, no sirve. Es la base. Pero lo otro también es muy necesario.
¿La dirigencia deportiva acepta la tecnología?
–Hay que convencer a los dirigentes sobre la importancia de la compra de GPS, de sus mantenimientos. Deben verlo como inversión y no como gasto. Tengo mucho apoyo de parte de la Confederación.
Desafectaste a una figura como Delfina Merino. ¿Cómo fue ese momento?
–Siempre es feo desafectar a cualquier jugadora. Más cuando son jugadoras con trayectoria importante. Pero uno debe poner por delante al equipo y por delante del equipo está el país. Uno tiene que pensar qué es lo mejor. Después hay que jugársela con sus convicciones.
¿Cómo lidiarás con el hecho de tener un plantel con figuras que juegan en Europa?
–Seguiremos en contacto con ellas y haremos planes de entrenamiento. En tanto, seguiremos con las de acá más las que se sumen. Serán 30 0 32 jugadoras. Pero para los Juegos Olímpicos (2024, París) será distinto: las vamos a necesitar a todas acá.
¿Qué similitudes hay entre el hockey y el fútbol?
–Creo que el hockey es un deporte que vive entre el amateurismo y el profesionalismo, pero mira mucho al fútbol en cuanto a los grandes entrenadores, como Gallardo, Guardiola y Scaloni, que cambió a la selección. Ellos demostraron que los jugadores son lo más importante, pero que el sistema de juego puede potenciarlos; que por más que falte un jugador, los otros pueden hacer que el equipo funcione igual. Es importante que los entrenadores tengamos eso en claro. Por otro lado, el hockey es más rápido, más dinámico que el fútbol. Los deportes más rápidos ayudan a resolver situaciones con rapidez. En eso el hockey lleva una ventaja.
–¿El hockey es una isla en el deporte argentino?
–No lo sé, pero seguramente es uno de los deportes que más resultados y medallas dio al país.