Mundo | Bitácora

100

millones es la cantidad aproximada de ciudadanos chinos que no están registrados oficialmente, según estimaciones del gobierno. Calculan que este número de personas habrían sido ocultas debido a «la política del hijo único», que penaba con altas tasas a quienes pretendían inscribir en los censos a un segundo descendiente. La misma invisibilización padecieron quienes tuvieron hijos luego de trasladarse de región sin el permiso del Estado. El gobierno está ofreciendo facilidades a quienes se anoten en los registros y estiman que todos se habrán incorporado para 2020 produciendo un aumento demográfico.