Mundo | Bitácora

Abusos sin penas

En una decisión controvertida que genera múltiples especulaciones, el Tribunal de Apelaciones de Lyon absolvió al cardenal de esa localidad y el más alto dirigente católico de Francia, Phillippe Barbarin, condenado a 6 meses de cárcel durante 2019 por encubrir abusos sexuales en su diócesis. Así, los magistrados revirtieron la sentencia emitida contra Barbarin por no denunciar las agresiones cometidas durante dos décadas (1971-1991) por Bernard Preynat, un cura que seguía en funciones entre 2014 y 2015, el periodo en que un grupo de víctimas acudió al cardenal para que lo apartara de la Iglesia. «Incoherente» fue la definición de los abogados demandantes sobre la revocación de la pena y de no respetar la ampliación de los plazos de prescripción de delitos, en tanto manifestaron que recurrirán al Tribunal Supremo. Más allá de la disconformidad con el fallo, los familiares de las víctimas que crearon la Asociación La Palabra Liberada lograron romper el silencio en torno de los casos de abusos en la iglesia francesa y que Barbarin rindiera cuentas ante la Justicia, un hecho que desató la crisis más grave de esa institución. Además de la expulsión de Preynat, el cardenal de Lyon anunció que volverá a presentarle su renuncia al papa Francisco.


Barbarin. Rueda de prensa tras ser absuelto. (Pachoud/AFP/Dachary)