Mundo | Bitácora

Al desnudo

La petrolera Shell deberá reabrir los archivos sobre sus actividades en Nigeria. La Justicia de los Estados Unidos ordenó que la multinacional los ponga nuevamente a disposición de la viuda de Barinem Kiobel. Gracias a este nuevo fallo, los familiares del activista ogoni asesinado en 1995 podrán utilizar esa información para realizar una nueva denuncia en los tribunales de Holanda, sede de la corporación. Los demandantes vienen sosteniendo que Shell «alentó, facilitó y conspiró con el gobierno nigeriano para cometer violaciones de los derechos humanos contra el pueblo ogoni» y orquestó la represión en la que Kiobel fue asesinado. También en cortes holandesas se tramita un juicio de cuatro agricultores afectados por la contaminación en el delta del Níger y en Italia se acusa a cuatro de sus ejecutivos de otorgar millonarios sobornos a funcionarios del país africano.