Mundo | Bitácora

Alto precio

Repudio. Movilización en la capital del país. (Estrella/AFP/Dachary)

 

El nuevo incremento de un 20% en la gasolina genera repudios en México. El 2017 arrancó con protestas y bloqueos de estaciones de servicio en todo el país contra este nuevo capítulo de la liberalización de los precios del combustible que es correlato del fin del monopolio de Pemex y la reforma energética de Enrique Peña Nieto. A pesar de las advertencias, el gobierno sigue estimulando la inflación, con su consecuente impacto en las tarifas de transporte y en el precio de los productos y la desprotección de los sectores populares. Varios análisis citados por la prensa mexicana indican que la medida va a ser la «tumba del PRI» rumbo a los comicios de 2018 y que favoreció a Andrés Lopez Obrador, cuyo movimiento realizó advertencias. Lejos de las calles, la oposición parlamentaria está buscando crear un frente contra la medida. Las perspectivas no son alentadoras, ya que tanto el Partido de Acción Nacional como el Partido de la Revolución Democrática colaboraron con la agenda de Peña Nieto.