Mundo | Bitácora

Avance pirata

Reikiavik. Protesta contra el gobierno. (Kolbeins/AFP/Dachary)

 

Los Panamá Papers impactaron de lleno en la ecuación política de Islandia. La renuncia del primer ministro, Sigmundur Gunnlaugsson, implicado en aquel escándalo, no solo causó el adelanto de las elecciones para octubre, sino que potenció al incipiente Partido Pirata de cara a los próximos comicios. Según la última encuesta realizada por Gallup, esta formación está disputando el primer lugar en intención de voto y se convirtió en una de las dos fuerzas con capacidad para formar gobierno. La agrupación, fundada hace cuatro años por hackers y sectores críticos del sistema, está compitiendo con la centroderecha del Partido de la Independencia, que es parte de la coalición actual de gobierno y la aventaja por menos de un punto.