Mundo | Bitácora

Bajo presión

Grupos opositores al gobierno de Macedonia, que organizan periódicas marchas en Skopie en las que se mezclan la cuestión de los albaneses con los intereses proccidentales, acusan al primer ministro Nikola Gruevsky de estar detrás de escuchas a políticos, periodistas y religiosos difundidas recientemente. Con ayuda de los medios europeos, que hacen hincapié en el apoyo de Macedonia a Rusia, se instaló que el país vive bajo una dictadura corrupta y que solo la renuncia del presidente podría descomprimir esta situación.