Mundo | Bitácora

Caminos del Che

La apertura del centro cultural Ernesto Che Guevara en Vallegrande, municipio boliviano en el que fue asesinado el líder revolucionario hace casi 50 años, no sólo fue un homenaje. Durante la inauguración del espacio –que contará con un teatro al aire libre, salas de exposición y proyección audiovisual, entre otras áreas–, el presidente Evo Morales insistió en el pedido de justicia por su fusilamiento. Además de destacar que el centro buscará «investigar los ideales, valores y compromisos políticos y programáticos» asumidos por el revolucionario argentino en beneficio del socialismo y contra el capitalismo, el mandatario recordó que existen documentos que prueban que el general retirado Gary Pardo fue quien ordenó ejecutarlo por instrucciones de la CIA.
Por su parte, su par ecuatoriano, Rafael Correa, también se había expresado en esa dirección al referirse a la muerte del Che como un crimen de guerra. «Podrían o no compartir su lucha armada, pero si había caído prisionero y no existía la pena de muerte en Bolivia, tenía que respetarse su derecho, su vida y fue asesinado cobardemente, herido, desarmado», señaló el mandatario.