Mundo | Bitácora

Candidato de consenso


Activo. Lugo y sus seguidores en Asunción. (Duarte / AFP / Dachary)

El expresidente y actual senador por el Frente Guasú, Fernando Lugo, podría ser quien termine por aquietar las turbulentas aguas de la política paraguaya. El exobispo asumió la titularidad del Congreso Nacional de la mano de los cartistas, llanistas y oviedistas que lo derrocaron cinco años atrás en ese mismo recinto. Aunque la grieta incentivada por colorados y liberales persiste, se espera que Lugo facilite la gobernabilidad que esos partidos no logran aportar. Fue en esa dirección que anunció, apenas asumió, que no iba a ser candidato presidencial y dejó solo al oficialismo en la polémica sobre la reforma constitucional para habilitar la reelección de exmandatarios. «La enmienda causó tanta polarización que queremos olvidar eso. Lo más real, posible y factible es ir por una candidatura parlamentaria», dijo.