Mundo | Bitácora

Colonia no


Tegucigalpa. Repudio contra el presidente. (SIERRA/AFP/Dachary)

 

La izquierda hondureña conmemoró los 195 años de independencia con una marcha masiva en Tegucigalpa. Entre banderas rojas y negras y el recuerdo del héroe Francisco Morazán se entremezclaron pedidos de renuncia al presidente Juan Orlando Hernández y el repudio a su reelección, habilitada por la Justicia aunque es inconstitucional. Haciendo referencia al tiempo colonial, el dirigente Juan Barahona aseveró: «La misma conducta entreguista de la clase conservadora se vive hoy con este gobierno corrupto que entregó la soberanía y el territorio nacional e hipotecó el país a través de las famosas ciudades modelo» (zonas francas que se impulsan desde que se produjo el Hondurazo para facilitar la instalación de multinacionales). Aunque el exmandatario Manuel Zelaya no asistió, envió una carta: su partido «respalda cada una de las exigencias de un pueblo indignado y movilizado».