Mundo | Bitácora

Credibilidad

El gobierno español tuvo que disculparse con la capitana Zaida Cantera, víctima de acoso sexual y persecución laboral dentro de las Fuerzas Armadas. Mientras comparecía en el Congreso, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, no explicó a los legisladores por qué había ascendido al general que encubrió el caso y protegió a los mandos que «miraron a otro lado». También se negó a dar explicaciones y a pedir perdón a Cantera, quien estaba presente y no pudo contener las lágrimas ante el gesto de impunidad del funcionario. La opinión pública lo forzó a retractarse y asegurar que implementará un nuevo protocolo para identificar y castigar casos similares. La capitana había expresado que la credibilidad en las fuerzas dependía «de las estrellas que tengas sobre tus hombros» y había repudiado los procedimientos militares: «Si mi superior me viola, tengo que denunciar a mi superior a través de mi superior. Es decir, debo decirle a mi teniente coronel, “quiero tramitar una denuncia de que usted me ha violado”».