Mundo | Bitácora

Cuestión de Estado

A cinco años de la masacre de Ayotzinapa, y mientras la cifra de desaparecidos en México no decrece, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) decidió impulsar un nuevo plan para frenar una problemática que califica como «prioritaria». Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación (Segob), informó que el oficialismo creará un programa de búsqueda en remplazo del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), creado en 2011. «Vamos a invitar a todas y a todos a reportar la desaparición. Nuestro primer interés y la primera política es la búsqueda de personas con vida», señaló Sánchez Cordero, quien reafirmó que el gobierno de AMLO no escatimará recursos ni acciones para dar respuestas eficaces, una tarea hasta aquí por demás compleja. Basta consignar que, según admitió el propio oficialismo, en sus diez meses de gestión se contabilizaron 2.000 nuevos desaparecidos. Pese a ello, el Gobierno confía en obtener mejores resultados. Entre ellos, saber qué ocurrió con los 43 estudiantes de Ayotzinapa en un «plazo razonable», objetivo central de la administración de AMLO. El caso en el estado de Guerrero, aún sin castigos contra sus responsables, fue reclasificado por el actual gobierno como de «de desaparición forzada cometida por agentes del Estado mexicano». Cabe subrayar que, según la Comisión Nacional de Búsqueda presidida por Karla Quintana, al menos 40.000 personas han desaparecido en México en los últimos 13 años.


Justicia. Retratos de víctimas de Ayotzinapa. (Estrella / AFP / Dachary)