Mundo | Bitácora

Egipto agitado

El Cairo. Mensajes contra el presidente. (STR/AFP/Dachary)

Las movilizaciones contra el gobierno de Abdel Fatah Al Sisi constituyen el reto más grande para el militar desde su llegada al poder, en 2013, cuando derrocó a Mohamed Mursi, miembro de los Hermanos Musulmanes y primer presidente en la historia de Egipto elegido por el voto popular. Pese a la dureza del régimen, expresada en represión con cárcel para disidentes y prohibición de manifestaciones en la vía pública, miles de personas salieron a las calles para pedir la renuncia de Al Sisi luego de que se difundieran videos en los que se lo acusa de actos de corrupción con dineros públicos. El empresario Mohamed Ali, recluido en España, fue el autor de las denuncias que sostienen que el presidente construyó palacios y residencias de lujo para la cúpula militar. El saldo de las protestas, hasta el momento, es de 1.100 detenidos, entre los que se encuentran reconocidos referenes de la oposición. La revuelta contra el presidente Al Sisi, como ocurrió con la denominada «Primavera árabe», cobró mayor impulso desde las redes sociales mediante mensajes de activistas, periodistas y académicos, entre ellos el profesor de la Universidad de El Cairo, Hassan Nafaa, quien tuiteó antes de ser detenido: «No tengo dudas de que el poder absoluto de Sisi va a llevar a una crisis. Por el bien de Egipto debería abandonar el poder».